Audiolibros: de Jean-Marc Côté a iTunes (Vol. I)

transfer-of-knowledge_lo_que_no_te_han_contado

La ilustración que encabeza este post está firmada por Jean-Marc Côté y fecha de 1889. Es una de las láminas que el artista francés hizo por encargo de una fábrica de cigarrillos que, con motivo del cambio de centenario, quiso estampar en sus cajetillas algo “singular”. Casi cien años más tarde, Isaac Asimov las rescató en un mercadillo y las embelleció comentándolas e incorporando lo que, a posteriori, se considera como uno de los ensayos futuristas más valorados del siglo XX: “Días del futuro: una visión del siglo XIX sobre el año 2000” (“Futuredays: A Nineteenth Century Vision of the Year 2000“).

Las imágenes en cuestión, fantaseaban con cómo sería la vida (en Francia) un siglo avante. La representación que hemos seleccionado, en concreto, se “divierte” prediciendo lo que hoy en día es una realidad más que tangible, audible diría yo. Côté imaginó con sus lapiceros de colores una máquina transcriptora del lenguaje escrito al hablado y con capacidad para transmitir y ofrecer el consumo de ese mensaje (ya sonoro) de manera individual. Hablamos, por lo tanto, del principio del funcionamiento del audiolibro.

Audiolibro-lo_que_no_te_han_contado (4).gif

El del audiolibro, esto es, un libro narrado y grabado en audio, es un sector en plena expansión en el mercado estadounidense. En 2015, y de acuerdo con el Informe de la Association of American Publishers (AAP), sus ventas han crecido en un 38,9% con respecto al año anterior. No sucede lo mismo en el contexto español, donde según el Informe de Comercio Interior de la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE) de 2014,de la facturación en otros formatos distintos al papel de la industria los audiolibros siguen representan sólo el 0,1%. Y eso, a pesar de que el porcentaje de editoriales que lo editan ha ido in crescendo. 

editoriales-que-editan-en-otros-soportesfacturacion-en-otros-soportes

En Estados Unidos, fomentan la industria y dan visibilidad al producto desde la prensa de prestigio (el The Washington Post publica periódicamente un listado de los audiolibros más destacados) y las revistas especializadas (los críticos de la Revista Salon también difunde su propia relación de los más relevantes). También cuentan con su propio sistema de reconocimiento: los “Audies“. Patrocinados por los Audio Publishers Association (APA), reconocen anualmente los audiolibros más importantes con una clasificación de hasta 30 categorías diferentes.

Será este, como el propio título del post indica, un tema que volveremos a recuperar más adelante. De momento, y para terminar, recopilamos algunas de las plataformas legales de descarga de audiolibros más interesantes tanto de manera gratuita, (Amazon, LibriVoxAudibleLit2GoArchiveInternet Archive, Ivoox) como de pago (Audiolibros EspañoliTunes, Audioteka,  Cervantes.esAudimol).

Audiolibro-lo_que_no_te_han_contado (6).gif

P.D: Jean-Marc Côté también se imaginó y vaticinó tecnologías tan actuales como el correo electrónico, la videollamada o la mensajería de voz. Ahí es nada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s